“Let us work together to replace despair with HOPE, fear with human SECURITY and humiliation with DIGNITY”

Tomando la paz seriamente – Un deber para la Tierra Santa

Rateb Y. Rabie, KCHS, y Saliba Sarsar, Ph.D. *

Una oleada de importantes actividades diplomáticas y declaraciones relacionadas con Palestina e Israel está rodeando la transición en los Estados Unidos de la Administración Obama a la Administración Trump. Parece que las partes pertinentes están tratando de ponerse al día con lo que tendrían que haber estado haciendo antes de que el Presidente electo Trump asuma el cargo, o para establecer un legado de éxito de paz donde nada de lo que vemos hoy existió en los últimos años.

La primera resolución 2334 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, del 23 de diciembre de 2016, calificó el proyecto de asentamiento israelí de “flagrante violación del derecho internacional”, que se aprobó en 14 votos a 0, con la abstención estadounidense. Al explicar la abstención estadounidense más que el veto, el embajador estadounidense ante la ONU dijo: “Estados Unidos ha estado enviando el mensaje de que los asentamientos deben detenerse, privada y públicamente, durante casi cinco décadas”.

Luego, el 28 de diciembre de 2016, los comentarios del Secretario de Estado estadounidense, John Kerry, sobre la paz en Oriente Medio, que algunos consideraron anti-israelíes o “demasiado poco, demasiado tarde”, resultó poco o nada beneficioso para el pueblo palestino. El Secretario Kerry se refirió a la acción de los Estados Unidos en la ONU afirmando que “el voto en las Naciones Unidas se trataba de preservar la solución de dos Estados. Eso es lo que estábamos defendiendo: el futuro de Israel como un estado judío y democrático, viviendo lado a lado en paz y seguridad con sus vecinos”. Él añadió que, “si la elección es un estado, Israel puede ser judío o democrático, no puede ser ambos, y en realidad nunca estará en paz. Por otra parte, los palestinos nunca podrán realizar plenamente su gran potencial en una patria propia con una solución de un solo estado”.

El 15 de enero de 2017, Francia convocará a unos 70 ministros de Relaciones Exteriores para una conferencia de paz en Medio Oriente, al final de la cual los principales líderes palestinos e israelíes se reunirán para explorar el reinicio de sus conversaciones de paz. Mientras que los líderes palestinos han aceptado la invitación, los israelíes no lo han hecho, temiendo que la conferencia resulte en “una votación del Consejo de Seguridad sobre el proceso de paz israelí-palestino”.

Lo que falta de las actividades y declaraciones anteriores, es una clara y seria preocupación por los valores humanos y la cultura de paz que deben cultivarse continuamente si la desesperación, el miedo y la humillación desaparecen en Tierra Santa. Lo que falta es un enfoque en la esperanza, la seguridad humana y la dignidad, que son elementos vitales de una buena calidad de vida. Desafortunadamente, los políticos a menudo se ven atrapados en los ciclos electorales, la lealtad partidista, la miopía ideológica o el frenesí mediático. Rara vez toman tiempo para comprender las implicaciones de sus acciones y declaraciones sobre la vida y el sustento de los ciudadanos comunes.

El secretario Kerry declaró: “Los amigos necesitan decirse las verdades duras, y las amistades requieren respeto mutuo”. No podemos estar más de acuerdo.

Se pide a los líderes palestinos a permanecer enfocados en crear un Estado independiente de Palestina. Resolver sus divisiones internas, crear instituciones nacionales; mantener la ley, el orden y la seguridad; lograr éxitos concretos en la creación de empleo, la viabilidad económica y el desarrollo humano; y la realización de negociaciones que mejoren las realidades cotidianas de las personas, generarán confianza, asistencia financiera y una opinión pública internacional favorable.

Se pide a los líderes israelíes a moderar su posición y llegar a los líderes palestinos. Mientras Israel tiene proezas militares, la seguridad proviene más de la estabilidad y la paz. Poner fin a la ocupación, defender la autodeterminación de los palestinos y, sí, ser los primeros en reconocer el Estado de Palestina, transformará verdaderamente las relaciones nacionales.

Aquí están las verdades básicas.

Primero, la paz nace preparándose para ella. La responsabilidad y el crédito por la paz descansan con todos nosotros. La educación para la paz es esencial para inhabilitar estereotipos, disipar el miedo y crear confianza y compasión. Una visión compartida de la paz, si está respaldada por una fuerte voluntad política y un dedicado compromiso de todos los interesados, puede aliviar a la sociedad de lo desconocido y sentar las bases de una cultura de paz sostenible.

Segundo, los hábitos de paz deben cultivarse, incluyendo una perspectiva más amplia, una visión a largo plazo, la compasión y la no violencia.

  • Una perspectiva más amplia nos ayuda a manejar la ira y el dolor de las injusticias pasadas y nos prepara para recibir el futuro.
  • Una visión a largo plazo nos permite ver el bosque para los árboles.

Como dice el Dalai Lama: “Cuando ocurre algo terrible, en lugar de encontrar a algún individuo o grupo a quien culpar, fomentar el odio y el deseo de venganza, debemos intentar adoptar una visión más amplia y considerar el plazo más largo”.

  • La compasión, como lo aclara la Carta de Compasión, “nos impulsa a trabajar incansablemente para aliviar el sufrimiento de nuestros semejantes, destronarnos del centro de nuestro mundo y poner otro allí y honrar la inviolable santidad de cada uno de los seres humanos. Estar, tratar a todos, sin excepción, con absoluta justicia, equidad y respeto”.
  • La no violencia nos guía para evitar la trampa de ser atraídos hacia una confrontación violenta. Esto requiere un valor tremendo, el autocontrol y la voluntad de soportar el dolor y la adversidad. A través de la no violencia, reducimos dramáticamente la legitimidad moral de aquellos que persisten en el uso de estrategias violentas contra la oposición no violenta. También, como explicó Martin Luther King, Jr., “El enfoque no violento no cambia inmediatamente el corazón del opresor. Primero hace algo a los corazones y almas de aquellos comprometidos con él. Les da un nuevo respeto a sí mismos; Reclama recursos de fuerza y ​​coraje que no sabían que tenían. Por último, llega al oponente y, por tanto, mueve su conciencia de que la reconciliación se convierte en una realidad”.

Tercero y, por último, en relación con la Tierra Santa, tanto los palestinos como los israelíes son vecinos. Cuanto más rápido lleguen a esta realización, mejores serán para ella. Es en este contexto que deben resolverse las contiendas entre ellos y deben trazarse planes de paz.

Todos los interesados ​​también se beneficiarían de adoptar valores humanos, consagrados en los libros sagrados y tradiciones, tales como la defensa de la justicia, el cuidado de los que son menos afortunados, el perdón y el amor. La voz religiosa o espiritual es un don que no debe permanecer sin abrir en nuestro turbulento mundo y en las negociaciones de paz.

Por otra parte, los que se dedican al establecimiento de la paz no pueden ignorar la importante labor de consolidación de la paz que las organizaciones religiosas y laicas están llevando a cabo para mejorar las vidas y los medios de subsistencia de millones de personas en Tierra Santa. Estas organizaciones deben ser apoyadas. Su personal y voluntarios son “los verdaderos héroes no reconocidos”.

En palabras del Secretario Kerry, “la violencia, el terrorismo, la incitación, la expansión de asentamientos y la aparentemente interminable ocupación” se están “combinando para destruir las esperanzas de paz”. Los adultos y los niños seguirán afrontando un futuro incierto sin un rayo de luz. Final del túnel de conflicto.

Palestinos e israelíes, palestinos americanos y judíos estadounidenses, la Administración Trump entrante, miembros del Congreso, los medios de comunicación y otros, todos deben aprender de los errores del pasado y no dejar que otra oportunidad de oro para la paz se disipe. Deben poner su fe en acción y trabajar en conjunto “para reemplazar la desesperación por la esperanza, el miedo con la seguridad humana y la humillación con dignidad”, como creemos en la Fundación Ecuménica Cristiana de la Tierra Santa (HCEF).

¿Dónde la paz será más significativa que en Tierra Santa? “Y”, como dijo Hillel el Viejo, “si no ahora, ¿cuándo?”

* Rateb Y. Rabie, KCHS, es el fundador y presidente / CEO de HCEF. Saliba Sarsar, Ph.D., es presidente del Comité de Investigación y Publicación de HCEF y profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Monmouth.

2017-01-13T14:58:12+00:00 enero 13th, 2017|Categories: Sin categorizar|