“Let us work together to replace despair with HOPE, fear with human SECURITY and humiliation with DIGNITY”

Cortando la ayuda a más de cinco millones de refugiados palestinos NO ES CÓMO “HACEMOS GRANDE AMÉRICA DE NUEVO”

Reflexión de Rateb Rabie, KCHS, presidente y CEO de Holy Land Christian Ecuméal Foundation (HCEF)

La Administración Trump hizo un anuncio que envió ondas de choque a través de un Medio Oriente ya inestable. El Departamento de Estado anunció que el gobierno de EE. UU. ya no apoyará financieramente a UNWRA, la Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para Refugiados Palestinos en el Cercano Oriente, abandonando a más de cinco millones de refugiados palestinos que actualmente se enfrentan a una situación humanitaria ya de por sí terrible.

En concordancia con el lema favorito de la actual administración, “Make America Great Again”, la Casa Blanca afirma que Estados Unidos es el primero. Al tiempo que se mejoran los acuerdos comerciales, se revisa el código tributario y se modifica el sistema de salud, la suspensión de la asistencia al OOPS no tiene sentido.

En 1776, Thomas Jefferson escribió la “Declaración de Independencia” estadounidense, que enfatizaba los tres derechos naturales de “La vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad”. Estos derechos se volvieron ampliamente aceptados por los estadounidenses y también se extendieron internacionalmente. Desde el inicio de la UNRWA, cada administración de los Estados Unidos, desde el presidente Truman en adelante, se ha mantenido firme y ha brindado un apoyo firme, generoso y comprometido con ella. Estados Unidos ha sido consistentemente el donante más grande de UNRWA, algo que debería entusiasmar el corazón de cada ser humano y por el cual todos los estadounidenses deberían ser agradecidos.

Al retener la ayuda humanitaria a la UNRWA ahora, los Estados Unidos está poniendo en peligro el futuro de más de cinco millones de palestinos y la posibilidad de paz en el Medio Oriente. No solo estamos empañando nuestra reputación como la nación más grande en la tierra y los defensores de los derechos humanos, sino también nuestro papel como líderes en la difusión de la paz y la justicia en todo el mundo.

El OOPS se estableció en 1949 para prevenir las condiciones de inanición en respuesta al desplazamiento masivo de palestinos durante la Guerra árabe-israelí de 1948. Con el tiempo, el OOPS se ha expandido para proporcionar ayuda en forma de educación, atención médica y respuesta de emergencia para más de cinco millones de personas desplazadas en Gaza, Cisjordania, Jordania, Líbano y Siria. Ahora, sin embargo, el Departamento de Estado afirma que la UNRWA es una organización “irremediablemente defectuosa” que Estados Unidos ya no financiaría.

Como ciudadano estadounidense de origen jordano y palestino, mis padres se vieron obligados a huir de su hogar en Jerusalén, buscando refugio en Jordania en 1948. Soy muy consciente de los beneficios que ofrece el OOPS y de la posibilidad de una crisis a raíz de la decisión de la administración de este país, principalmente poniendo fin a un sistema educativo utilizado por 500,000 niños en edad escolar, atención médica para más de tres millones de personas y distribución de alimentos y agua que salvan vidas para más de 400,000 refugiados. La comunidad internacional ha expresado una gran preocupación por estos recortes, con líderes de Japón a Alemania hablando en contra de la decisión de Estados Unidos. Pierre Krähenbühl, comisionado general de la UNRWA, dijo que los recortes podrían hacer que la agencia “se quede sin dinero para la distribución de alimentos en Gaza, para el apoyo psicosocial en la Franja de Gaza, y también programas de dinero por trabajo en Cisjordania y otros en una cuestión de semanas. “Aunque los Estados Unidos y otros países han enfatizado anteriormente la necesidad de una reforma financiera dentro de la organización, cortar abruptamente cientos de millones de dólares en ayuda arriesga vidas y desestabiliza aún más la región.

Durante este tiempo inestable en la política, debemos preguntarnos: Demócratas, Republicanos, Independientes, Musulmanes, Judíos, Cristianos y otros, cómo queremos ser recordados como estadounidenses. ¿Queremos ser el país que se manejó como un negocio poco ético, disminuyendo sus pérdidas al sacar de los escolares y las poblaciones más vulnerables? O, ¿queremos ser la nación que defendió la paz, la justicia y la bondad, así como por la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad para todos?

América siempre fue genial. Pero, para mantener la grandeza de Estados Unidos, nuestra nación debe defender a las masas cansadas, pobres y acurrucadas que anhelan respirar libremente.

Dios bendiga a América y proteja al pueblo palestino.

2018-09-09T17:31:50+00:00 septiembre 9th, 2018|Categories: Press Releases|